OTOÑO EN HASE-DERA (長谷寺)

En los alrededores de uno de los templos budistas más hermosos de Kamakura, Kanagawa, Japón. Porque las hojas nos alumbran:

El cielo arroja estrellas

“Cuando un niño muere, los Jizos lo cogen de la mano y cruzan con él el ancho río que separa la tierra de los vivos de la tierra de los muertos. Se dice que los niños no tienen aún la fuerza ni la experiencia necesarias para cruzar el río por sí solos, ya sea en balsa o en barca. Además, podrían distraerse jugando con los guijarros al borde del río. Los monstruos resbaladizos podrían entonces salir del río, y si los Jizos no estuvieran alerta, los niños serían devorados por los monstruos” [Hisako Matsubara].

Anuncios

Acerca de ladelallave

"Un día al despertar nos damos cuenta/ de que apenas recordamos el camino hacia esa casa perdida,/ y ahogados de vergüenza y cólera/ corremos hacia ella, pero (como en los sueños)/ todo es ahora distinto: las personas, los objetos, las paredes/ y no nos conoce nadie: somos extranjeros" [A. Ajmátova]. Yo: poeta mexicana en Tokio.
Esta entrada fue publicada en La casa en Japón. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s