XIII o [trece]

“Los tiempos de la maduración de los frutos han llegado” [RMO].

Hoy se tejen los acordes de la bruma. Son los días del crisantemo y la caléndula, del otoño con su claridad de espanto. Elementos para una forma encantada. Ocaranza para siempre. En esta habitación algo arde, alguien tañe un violonchelo en la memoria. La lluvia no acaricia; azota con sus perlas a los ginkgos, a los arces. Alguien tiembla. Alguien llama. En otra habitación me sueña un hombre enfermo. Hoy no hay caja musical ni peces alimentándose de estrellas que nos salven de la fiebre.

Y en la música: Yo-Yo Ma.

Anuncios

Acerca de ladelallave

"Un día al despertar nos damos cuenta/ de que apenas recordamos el camino hacia esa casa perdida,/ y ahogados de vergüenza y cólera/ corremos hacia ella, pero (como en los sueños)/ todo es ahora distinto: las personas, los objetos, las paredes/ y no nos conoce nadie: somos extranjeros" [A. Ajmátova]. Yo: poeta mexicana en Tokio.
Esta entrada fue publicada en En un lugar para huirse. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s