POSTAL II [o el día en que la ciudad se pobló de pájaros]

A mí me gusta sorprender a las alondras [Verónica Forrest Thomson].

La Ciudad Vacía. Sólo los muros han sido habitados. En las terrazas, alguien ha dejado semillas de flores extrañas. A esta hora, descansan o se entristecen los caballos. La mujer de las alondras no confiesa lo que lleva entre las manos. Pero una música serena en el corazón la delata: sus acordes son caricias para el hombre que la sueña. En ese lugar, en ese cuerpo, aún se están abriendo las magnolias.

Anuncios

Acerca de DANIELA CAMACHO

México, 1980. Poeta y traductora.
Esta entrada fue publicada en [Postales] [Cartas]. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s