SEGUNDA CARTA, TAMBIÉN DE AMOR [donde la luz es imprecisa y no podemos dejar de llover]

Me desperté en otro mundo./ Así de simple [Louise Glück].

Te dirán que el invierno. Lo recordarás. Entonces ya habremos visto caer insectos de plata sobre la ciudad: los tejados rojos: el río. Dicen que en Lisboa unos ojos. Pero yo he visto jardines más tristes. No hablo de mi infancia; no esta vez, quiero decir. Hablo de los cuerpos. De su separación. O hablo, en todo caso, de la palabra deseo. Porque la mujer ha visto en la palma de mi mano. Y quiso decir: no tengas miedo. Antes de marcharse, me dio una hoja de romero. Le dije que tú, que muy pronto. Pero ya habían suspendido el vuelo las gaviotas. Y ya andaba yo, con mi manera de extrañarte, como un fantasma blanco bajo el aguacero.

Anuncios

Acerca de DANIELA CAMACHO

México, 1980. Poeta y traductora.
Esta entrada fue publicada en [Postales] [Cartas]. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SEGUNDA CARTA, TAMBIÉN DE AMOR [donde la luz es imprecisa y no podemos dejar de llover]

  1. joel regalado dijo:

    Conmovedor. Escribe, Daniela, escribe. Leerte enriquece y gratifica,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s