AQUÍ [o el no lugar de la que está siendo despojada]

A la manera de Arthur Sze y Cathy Tagnak Rexford

                                      (Imagen: Alejandra Acosta)

Aquí una música de oboe adormece a las gladiolas.                                                                       Aquí una mujer cuelga del árbol y un collar de ágatas atraviesa su garganta.                       Aquí Anaïs aún espera ese milagro.                                                                                           Aquí el corazón es un museo de aves negras.                                                                                 Aquí el perfume de un jardín aniquilado.                                                                                       Aquí la piel de ciertos animales se convierte en amuleto.                                                           Aquí la lluvia siendo luz para que no se apaguen los espejos.                                                     Aquí un cuerpo enfermo y una colección de pájaros para salvarlo.                                           Aquí las salamandras se arrastran sobre antiguas melodías.                                               Aquí una soledad de piedras no preciosas.                                                                                     Aquí los templos persiguen la caída de la nieve (esto sucede en la memoria).                         Aquí la enamorada protesta y acaricia con dulzura las cuchillas.                                               Aquí el ruido de la calle, las flechas envenenadas, un cementerio de gorriones.                     Aquí un reino nos abandona.                                                                                                             Aquí la sombra de mamíferos agonizando.                                                                                     Aquí uno se fractura tiernamente los parietales.                                                                         Aquí uno se pregunta si algo del amor había en la hoguera o dónde fue que extraviamos nuestras lenguas.                                                                                                                                 Aquí uno vuelve al sueño de paredes blancas apretando entre las manos las mismas caracolas.

Anuncios

Acerca de ladelallave

"Un día al despertar nos damos cuenta/ de que apenas recordamos el camino hacia esa casa perdida,/ y ahogados de vergüenza y cólera/ corremos hacia ella, pero (como en los sueños)/ todo es ahora distinto: las personas, los objetos, las paredes/ y no nos conoce nadie: somos extranjeros" [A. Ajmátova]. Yo: poeta mexicana en Tokio.
Esta entrada fue publicada en En un lugar para huirse. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a AQUÍ [o el no lugar de la que está siendo despojada]

  1. juan1318 dijo:

    Her five chambered heart
    filling with the panic of birds, asking: What?

    What if not this?

    (Olena Kalytiak Davis, The Panic of Birds)

  2. Magda Díaz dijo:

    Un espléndido poema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s