[A mí también me busca la noche: JULIO INVERSO]

DIARIO DE UN AGONIZANTE

(Fragmentos)

[Imagen: Cy Twombly. Quattro Stagioni: Estate (1993-5)]

II

Si vas a imaginarme alguna vez tendrá que ser por la mañana. Me gusta la mañana, me gusta empezar. Mi corazón se ha vuelto pequeño y tembloroso. Es un escenario donde caen todas las cometas con colas hechas de boletos capicúas. Las cosas se han aflojado de pronto y se han puesto errantes buscando su abismo. Mi corazón viaja por todo mi cuerpo con las velas desplegadas. Es el llanto atravesando los espejos sin cesar, desde el despertar más lejano, que pone lentitud en mis membranas.

Todo esto es para vos.

V

Tu ternura, horizonte estremecido, es adonde quiero llegar.

Estás viva, reposando en un lecho de flores en el fondo del mar. Viva y a salvo. La noche tiene pestañas de cristal. Tenías una de esas diminutas pestañas envuelta en terciopelo, tenía grabados y poemas microscópicos. La noche anda detrás de ti, te busca. Todos estos días escucho una respiración agitada en el teléfono. Te suplico me envíes nuevas palabras porque a mí también me busca la noche. La leyenda de la que huí está por concluir. De ahora en adelante seré una criatura del espacio sin nombre cometa restallando cerca de las nubes cerca del mar (con mi amor antiguo) (con mi antigua euforia y estilo de soñar).

Sé de tu sonrisa de los espacios interiores, recién planchada, el espasmo de tu noche. Y hoy me siento feliz de entrar en tu país, con todo el cansancio que me conoces.

Vos y yo, esta noche, en la misma estrella.

XI

Se llega a un momento en que la luz del rostro basta para todas las tinieblas.

XIII

Los que tocan clarines en las ciudades bombardeadas, los que convencieron a las multitudes con su inspiración, los que conversaron tres días sin parar con las cabezas rapadas y luego saltaron al vacío, los que repitieron las palabras cientos de veces hasta llegar a los centros armónicos del lenguaje y hacer saltar la poesía en pedazos, los que se perforaron el cerebro para introducir gloria, ideas científicas y saludos de cumpleaños, los que liberaron a todos los pájaros de los museos y a todas las esporas de los invernaderos, los que abrazaron a sus madres, hermanas y amantes antes de partir a abrazar el mar, los que descubrieron los caminos auténticos en medio de la confusión, los que entregaron su sangre sonriendo, los hombres-faros que se irguieron majestuosos en los mares y en los tiempos, los primeros en señalar el cielo y en ser deslumbrados por él y en pagar por su pureza en la oscuridad para siempre, todos ellos se elevan esta mañana, bocas agrias al despertar, ojos que echan raíces en el espejo, buscando la vida, que trepa, libélula en nuestra sangre.

XX

El lenguaje nos fue dado como vehículo para establecer un puente aéreo fulgurante desde las cavernas de un ser a las de otro ser. Expresión de emociones sagradas, pensamientos sagrados y de toda cosa salida del corazón y destinada a otro corazón. La confesión hecha desde la zona más pura e incontaminada del alma para provocar, siempre, la risa gozosa y el llanto profundo. La palabra será conmovedora o no será.

Fragmentos de Diario de un agonizante, 1995, Julio Inverso, Vintén Editor.

Julio Inverso (Montevideo, Uruguay, 1963-1999)
Anuncios

Acerca de DANIELA CAMACHO

México, 1980. Poeta y traductora. Autora de los libros 'Experiencia Butoh' (Amargord Ediciones, España y Cosmorama Edições, Portugal, 2017); 'Lantana' (Ejemplar Único, España, 2017); 'Carcinoma' y 'Híkuri' (Libros de artista, Artes de México, 2014) e '[imperia]' (Editorial El perro y la rana, Venezuela, 2013); entre otros.
Esta entrada fue publicada en Ellos: los desbocados y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a [A mí también me busca la noche: JULIO INVERSO]

  1. Gerardo Grande dijo:

    Qué bien los fragmentos de Inverso. Bajo aviones en cielo mexicano, que es el mismo cielo desde hace muchos años, despierto y lo primero, bueno, segundo que leo (lo primero hablaba de jardines del delito) es “Si vas a imaginarme alguna vez tendrá que ser por la mañana” después de una noche delirante de puentes y animales diminutos. Gracias, Daniela.

  2. Eva Caeiro dijo:

    Despues de leer esto me siento viva. Gracias.

  3. Layla dijo:

    Somos producto de las galaxias al estallar sobre el centro del infinito
    Inverso, que tus palabras nos posesionen.

  4. Federico Rivero Scarani dijo:

    Te alabo desde la yerta tierra, compañero, sé que estarás leyéndoles poemas a los serafines y estos escuchan con atención aun más que la voz de Dios. Siempre serás el vidente de la poesía uruguaya, eclipsando al gran Julio Herrera y Reissig, no obstante, los dos son estrellas en el firmamento de la poesía, argonautas de mares peligrosos, poetas que murieron casi a la misma edad. Julio, siempre serás una antorcha que iluminará los caminos de los poetas. Federico Rivero Scarani.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s