[vino que purifica la sangre, deseca la matriz y detiene las flores blancas]

(Imagen: Norman Bluhm)

Toma limaduras de acero, sin preparación, cuatro onzas; de canela majada groseramente, media onza; infúndelo todo en un azumbre de vino blanco dulce, por tres días, en un sitio cálido o en una cueva, meneándolo de tiempo en tiempo. Toma un vasito de cuatro o cinco onzas de este vino por la mañana, tres o cuatro horas antes de comer, paseándose después.

De El libro de los remedios.
Anuncios

Acerca de ladelallave

"Un día al despertar nos damos cuenta/ de que apenas recordamos el camino hacia esa casa perdida,/ y ahogados de vergüenza y cólera/ corremos hacia ella, pero (como en los sueños)/ todo es ahora distinto: las personas, los objetos, las paredes/ y no nos conoce nadie: somos extranjeros" [A. Ajmátova]. Yo: poeta mexicana en Tokio.
Esta entrada fue publicada en En un lugar para huirse. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s