Entraremos al cielo vestidos de animales. Variaciones en torno a una misma obsesión, la infancia [tercera: Celesta]

[ilegible]

He despintado los labios de todas las muñecas. Después, miré por la ventana. Quise decirte que la nieve me da miedo. ¿Me habrías comprendido? Y que en la palabra nieve algo hace la música.

Ahora me pregunto dónde estará nuestro   r  e  i  n  o.

Yo soy la niña viuda, la novia huérfana en cuyo sueño está sonando una celesta.

Anuncios

Acerca de ladelallave

"Un día al despertar nos damos cuenta/ de que apenas recordamos el camino hacia esa casa perdida,/ y ahogados de vergüenza y cólera/ corremos hacia ella, pero (como en los sueños)/ todo es ahora distinto: las personas, los objetos, las paredes/ y no nos conoce nadie: somos extranjeros" [A. Ajmátova]. Yo: poeta mexicana en Tokio.
Esta entrada fue publicada en En un lugar para huirse y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s