Teatro Noh [Matsura Sayohime 松浦佐用姫]

(Imagen: Zô-onna, máscara femenina)

Una joven pescadora. Un espejo (que es un altar, que es una ofrenda). El amor entre Sayohime (aquella princesa) y Sadehiko. La montaña (estremeciendo). Un pedazo de seda en el aire para decir adiós (arriba, a lo lejos). Ese poema existe. El espejo. La pescadora (que está cantando, que dice nube, niebla, nieve). El fantasma de Sayohime (un espíritu, sí, su melancolía). Su palabra blanca. La seda ondulante, el sueño de un monje:

Huir en una pequeña barca, sostener el espejo entre las manos, arrojarse al mar. 

Es invierno en la bahía de Matsura, en la parte norte de Saga y Nagasaki. Alguien ha muerto de sin amor.

[El teatro, ese Univero]
Anuncios

Acerca de ladelallave

"Un día al despertar nos damos cuenta/ de que apenas recordamos el camino hacia esa casa perdida,/ y ahogados de vergüenza y cólera/ corremos hacia ella, pero (como en los sueños)/ todo es ahora distinto: las personas, los objetos, las paredes/ y no nos conoce nadie: somos extranjeros" [A. Ajmátova]. Yo: poeta mexicana en Tokio.
Esta entrada fue publicada en En un lugar para huirse, La casa en Japón y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s