[Lamprea marina, Scorpaena, morir envenenados en la casa de las revelaciones]

         

         

            
(Imágenes: DCJ, Japón, 2012)

Esto es lo que vi: árboles flotando sobre el mar. Yo también había dejado la casa, como aquellas mujeres que fueron arrancadas a la turbulenciaLas perlas, los cristales que antes alumbraban el jardín estaban apagados. No podía soñar. Ese cuerpo que no veo, que no existe, sigue atravesando con sus lobos el lugar del pensamiento. Yo había dejado la casa. Sin saberlo, buscaba un reino a la intemperie. Y esto es lo que vi: alguien repartía pequeñas velas sobre el agua para que mi animal volviera al bosque.

Anuncios

Acerca de DANIELA CAMACHO

México, 1980. Poeta y traductora. Autora de los libros 'Experiencia Butoh' (Amargord Ediciones, España y Cosmorama Edições, Portugal, 2017); 'Lantana' (Ejemplar Único, España, 2017); 'Carcinoma' y 'Híkuri' (Libros de artista, Artes de México, 2014) e '[imperia]' (Editorial El perro y la rana, Venezuela, 2013); entre otros.
Esta entrada fue publicada en En un lugar para huirse, La casa en Japón. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s