Traducción para calmar a la que en mí extraña Tokio: “Iro mo ka mo” [ITO NAGA]

(Imagen: Takehisa Yumeji)

“Cinco minutos son suficientes para que un japonés se prepare para un largo viaje” escribió Lafcadio Hearn, “y su equipaje cabría en un pañuelo”. Un siglo más tarde, el japonés que viaja a mi lado en el avión rumbo a España lleva, por toda pertenencia, un pequeño bolso de cuero.

No les gusta almacenar ni ver la acumulación de polvo sobre las cosas. Algunos utilizan un simple trozo cuadrado de tela para hacer una bolsa (furoshiki), que luego doblan en sus bolsillos.

De aquel que exagera, se dice que “ostenta su furoshiki”. Como si quisiera dar la impresión de que contiene muchas cosas.

Mi vecino en el avión habla un poco de francés, pero las conexiones lo atemorizan. Decir “c’est-un-enfant” le da miedo. Pequeños pánicos que lo hacen reírse de sí mismo.

Para describir el lugar donde vive, solamente dice: el aire ahí es puro.

Para indicar que hace buen tiempo, ellos hablan de un cielo muy alto.

*Poema del libro Iro mo ka mo, la couleur et le parfum, Ito Naga, Collection Grands Fonds, Cheyne Éditeur, 2010, Auvergne, France.
[Versión en español de DCJ, traducido del original en francés]
Anuncios

Acerca de DANIELA CAMACHO

México, 1980. Poeta y traductora.
Esta entrada fue publicada en Mis traducciones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s