[Cada palabra tiene su sombra]

(Imagen: Fuyuko Matsui, Night Blind, 2012)

Pronúncialo. Di fantasma. Tu oscuridad está a salvo. Que no se agote tu voz ni la dorada carne de tu ausencia. Di péndola. Sin oscilar. Las palabras, las más tranquilas, ya conocen su desarmonía. Lo único que importa es sobrevivir. Apenas. Abre la boca. Así los animales aprendieron a aullar. Di embrión o mosca, di espectro, como si aún creyeras en la transparencia. Como si un solo de piano celeste. Como si casi te tomara la mano.

 

Anuncios

Acerca de DANIELA CAMACHO

México, 1980. Poeta y traductora.
Esta entrada fue publicada en La casa en Japón, Poemas y cosas quebradas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s