TRADUCCIÓN y nocturnario [en otra habitación: ITO NAGA]

Becoming Friends with All the Children in the World.640x960

(Imagen: Fuyuko Matsui)

Cinco de la mañana en el campo: ella escucha las cigarras higurashi. ¿Por qué se ponen a cantar a esta hora tan tranquila justo antes del amanecer?

Le parece que, de pronto, la naturaleza invadió su habitación.

Como en ese haiku donde el verde del verano entra precipitadamente en el salón al momento de clarear. Un impulso atmosférico.

Pero no como esos dedos de luz que llegan del Oeste a última hora de la tarde.

No hay sólo una clase de cigarras (zemi), hay al menos cinco: abura zemi, min-min zemi, kuma zemi, tsuku-tsuku-uisu zemi, higurashi zemi. Y cada una tiene un canto particular: min-min-minmin-minminminminmin, tsuku-tsuku-uisu-tsuku-tsuku-uisu-uisu-uisu

Las cigarras higurashi hacen un sonido agudo como el de una sierra. Curiosamente, a menudo las oímos en lugares solitarios.

Los lugares solitarios no lo son.

En Japón,  los mensajes son, frecuentemente, transportados por insectos (mushi). Por ejemplo, un mal presagio (mushi no shirase) o un ruido del estómago cuando se tiene hambre (o naka no mushi ga naiteru).

Como insectos sobre las flores, esos hombres ceñidos a las muchachas.

Ella sentía repulsión por los insectos, pero después de haber leído “El libro de cabecera (Makura no soshi)” de Sei Shonagon, comenzó a querer a todas esas mariposas que, de noche, vienen a golpear su ventana.

¡Cómo ha disfrutado andar por la brisa del verano con las cigarras! Min-min-min-min-minminminmin

Como si se fundiera en la naturaleza con esas cigarras tan alegres, a pesar de que viven sólo el tiempo de un verano, después de haber pasado años bajo tierra.

Esta pequeña oruga verde pasó una semana en el refrigerador escondida en un brócoli. Está completamente entumecida.

“¡Kawaii (qué monada)!”. Los japoneses tienen una simpatía infinita por las cosas pequeñas.

Cuando hablan en francés, ellos no dicen “un poco”, sino “un poquito”.

ITO NAGA. Iro mo ka mo, la couleur et le parfum. Collection Grands Fonds. Cheyne Éditeur. France 2010.

[Versión en español de DCJ]

El segundo número de la revista Nocturnario publica textos de Armando Alanís, Neftalí Coria, Alejandrina Ponce, Slaymen Bonilla, entre otros. Así como una preciosa muestra del trabajo poético-corporal de la venezolana Dira Martínez Mendoza. Ahí pueden leerse tres poemas en español de Ito Naga que traduje para esta edición.

Anuncios

Acerca de ladelallave

"Un día al despertar nos damos cuenta/ de que apenas recordamos el camino hacia esa casa perdida,/ y ahogados de vergüenza y cólera/ corremos hacia ella, pero (como en los sueños)/ todo es ahora distinto: las personas, los objetos, las paredes/ y no nos conoce nadie: somos extranjeros" [A. Ajmátova]. Yo: poeta mexicana en Tokio.
Esta entrada fue publicada en La casa en Japón, Mis traducciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s