[Ninguna membrana de contención estaba ahí para protegernos]

mediodía

ninguna música de fondo

DC(Imagen: DCJ)

[voz i] hay aproximaciones a la muerte más atroces que la enfermedad.

[voz ii] …

[voz i] descubrí que había reino y amenaza en un cuerpo destruido. tuve vicios que no comprenderías.

[voz ii] ¿como los desembarcos? ¿el duelo? ¿ese abrimiento?

[voz i] hago un esfuerzo por olvidar. ya no me reconozco. y esta herida, una impunidad. la belleza, como la infancia, nos es arrebatada sin aviso.

[voz ii] ¿has pensado cuándo arreció la desdicha? ¿cuándo dijiste: estoy rendida? sólo tú podías hacer de esa derrota un don celeste. nunca vi ojos más torpes brillar de esa manera.

[voz i] comencé a hablar sola, pero mi voz era obscena. supe que ninguna efusividad reemplazaría mi antigua fascinación.

[voz ii] ¿y esta luz tan blanca? ¿la habitación vacía? ¿has temido la radioactividad?

[voz i]  no. pero en sueños me veo debilitada. al despertar, he preferido no encontrarme con objetos amados.

[voz ii] me gustaría insistir en los detalles. hay en ti un desfiladero que no reconozco. la imagen de un animal que contiene todo el pavor del mundo.

[voz i] ¿pavor? ¿te refieres al sobresalto? no. he llevado ese tumor como una perla, una joya solo mía. a veces he querido enterrarlo en el jardín, con la esperanza de alimentar una flor desconocida.

[voz ii] habría que celebrar la desorientación. si alguien respira sin enrarecimiento me parece una mala señal.

[voz i] la multiplicación de las células no es un privilegio. aquí no engañamos a nadie. una invasión. un todo prolifera agresivamente. en otro tiempo era el deseo. abatirse. un cuerpo contra otro. esa gravedad.

[voz ii] pareces una mujer perseguida por lo voraz.

[voz i] parezco una mujer. digo: la enfermedad me ayudará a vivir. mi desesperación es falsa. hay aproximaciones a la muerte más atroces.

Anuncios

Acerca de ladelallave

"Un día al despertar nos damos cuenta/ de que apenas recordamos el camino hacia esa casa perdida,/ y ahogados de vergüenza y cólera/ corremos hacia ella, pero (como en los sueños)/ todo es ahora distinto: las personas, los objetos, las paredes/ y no nos conoce nadie: somos extranjeros" [A. Ajmátova]. Yo: poeta mexicana en Tokio.
Esta entrada fue publicada en Poemas y cosas quebradas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a [Ninguna membrana de contención estaba ahí para protegernos]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s