Libro-objeto: “Pasaporte” [(c)acto editorial, méxico, 2012]

la foto-159(Imagen: Fragmento de “Pasaporte”, edición español/inglés/francés)

POSTAL VIII [a mi eterno habitante de la nieve]

Hay una serenidad propia del invierno. Se hace de ciertas sombras, de la fiebre en el cuerpo de los pájaros. Y todo ocurre en las escalas de una música cuyo origen no se sabe. Escucha. En las ramas de los árboles se han puesto a madurar frutos de hielo, son espejos para el sol y la melancolía. Muy pronto huirán del pensamiento con su río adentro y yo iré hacia ti ardiendo en mi vestido de cristales.

POST CARD VIII [to my eternal inhabitant of the snow]

There is a distinctive serenity about winter. It is made from certain shadows, from the fever in the birds’ bodies. And everything occurs in scales of music whose origin is unknown. Listen. On the limbs of trees, fruits of ice have been placed to ripen, mirrors for the sun and melancholy. Very soon they will flee from thought with their river inside them and I will come to you burning in my gown of crystals.

CARTE POSTALE VIII [à mon éternel habitant de la neige]

Il y a une sérénité propre à l’hiver. Elle est faite de certaines ombres, de la fièvre dans le corps des oiseaux. Et tout arrive dans les échelles d’une musique dont l’origine n’est pas connue. Écoute. Dans les branches des arbres, des fruits de glace ont commencé à mûrir, ce sont des miroirs pour le soleil et la mélancolie. Tout bientôt ils fuiront de la pensée avec leur rivière à l’interior et j’irai vers toi en brûlant dans ma robe de cristaux.

Comparto con ustedes estas re.escrituras (al inglés, al francés) porque he disfrutado mucho el viaje junto a Natalia Litvinova y Beatriz Paz. Traducir, para mí, es desterritorializar con musicalidad y desacato. Una vocación de lectura y relectura atentísimas. Apropiación  y homenaje: traslación. En ese movimiento, dar con la semilla, dar con su ritmo recién nacido y, en lengua nueva, diseminar. Traducir, me parecía, se trataba siempre del otro, de la otra, y de esa otredad respirando en mí. Por eso cuando Beatriz me propuso reescribir (traducir) mis propios textos, la idea se me presentó como un juego en el que yo me ponía en riesgo: virar desde mi lengua madre. El viaje inverso. Arremeter hacia lo desconocido. Y en ese camino no estaría sola, así que lo emprendí. Y Natalia lo emprendió e hizo crecer sus abedules también en lengua rusa. Y Beatriz se aventuró con nosotras y sus cuerpos (turbulentos) emigraron hacia el territorio del inglés y el alemán. Así que el resultado es un hermoso objeto hecho de riesgo, de amor, de imprecisiones. Un libro musical en 5 lenguas, confeccionado desde Berlín, Lausana y Buenos Aires. Por eso lo celebro y lo comparto. Y agradezco, infinitamente, el cuidado y la belleza que Beatriz Paz [editora de (c)acto] ha puesto en estas piezas.
Anuncios

Acerca de ladelallave

"Un día al despertar nos damos cuenta/ de que apenas recordamos el camino hacia esa casa perdida,/ y ahogados de vergüenza y cólera/ corremos hacia ella, pero (como en los sueños)/ todo es ahora distinto: las personas, los objetos, las paredes/ y no nos conoce nadie: somos extranjeros" [A. Ajmátova]. Yo: poeta mexicana en Tokio.
Esta entrada fue publicada en Mis traducciones, Poemas y cosas quebradas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s